sábado, 26 de mayo de 2012

Rompiendo el silencio

Alguna vez escuché o leí, no recuerdo bien, que antes de hablar debes estar seguro que tus palabras serán mejor que el silencio o sino lo mejor es quedarse callados y lo apliqué. En mi vida. En mis relaciones. Hasta en este blog...
Pues bien, no estoy segura que sea verdad!
Tengo tantas palabras atravesadas en la garganta, tantas respuestas certeras no dichas a tiempo, tanto por decir anudado en el pecho que el día que lo haga lo más probable es que lo grite...y entonces de qué habrá valido callar?
El silencio hace que la vida parezca fácil, que fluya sin remedio ni consuelo, que seamos espectadores y no protagonistas de nuestra propia historia, es andar en puntas de pié por no tentar a la suerte, es aparentar tranquilidad mientras se hierve por dentro...
El silencio es sano sólo cuando se disfruta, cuando una mirada no puede traducirse en palabras, cuando una caricia es un poema, cuando el amor es una canción a dúo entre dos almas que no necesitan decirse nada...

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo...mirá yo escribo para canalizar, porque me cansé de gritar. Pero no me guardo más nada.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Writer! La verdad yo tampoco me guardo nada, el problema es que la gente no entiende la sutileza, tenés que gritar para que te entiendan...y a mí me cuesta levantar la voz!!! Igual lo estoy intentando....Besos, Flor.

    ResponderEliminar